lunes, 19 de septiembre de 2011

A Crafty Trip to...London (2)


Después de toda la inspiración, ideas y emociones de nuestro primer día en Bath, llegamos a Londres. La capital inglesa es una de esas pocas ciudades que, por muchas veces que visite, nunca deja de sorprenderme con algo nuevo y singular. En esta ocasión, nustra ruta turística no incluía ni el Big Ben ni el London Bridge ni el British Museum. Dedicamos la mayor parte de nuestro tiempo a recorrer el barrio de Islington, situado en el norte de la ciudad, casi en las afueras pero muy bien comunicado por metro.

Tanto a Ariadna como a Caterina y a mí nos sorprendió encontrar un barrio de pequeñas calles sin apenas tráfico, con comercios locales llenos de encanto, con gente que paseaba tranquilamente...un barrio con una identidad propia e independiente de la gran ciudad que nos recordó mucho a nuestro querido barrio de Gràcia en Barcelona.


El lugar ideal para una tienda como Loop, un auténtico paraíso para las amantes del punto y el crochet.


Con estanterías llenas de hilos, lanas y más hilos y más lanas...


Una amplia y variada selección de libros y patrones (muchos más de punto que de ganchillo ;-) y un perfecto sofá forrado con su "crochet blanket" para disfrutar un rato hojeándolos...


Y esta simpática muñeca crafty en el escaparate que representa la filosofía que caracteriza a Loop: calidad en sus productos, un amable servicio y un montón de talleres que organizan sobre todo lo que tiene que ver con el maravilloso mundo del "knit &crochet".


En definitiva, un auténtico "must see" en Londres para todas las amantes de la lana...


No muy lejos de Loop, visitamos The Make Lounge, un amplio espacio 100% crafty en el que es posible encontrar lana y accesorios de punto o ganchillo, bonitos libros de costura, originales telas, accesorios para decorar cupcakes o artículos de scrapbooking. El punto fuerte de este espacio son los talleres y workshops que organizan casi a diario. Aquel sábado por la mañana encontramos un grupo de aplicadas alumnas que cosían diferentes piezas de ropa y complementos.


Como podéis ver, los escaparates ya hablan por sí solos...


Tras tanta inspiración y felicidad, necesitábamos una pausa para asimilar todo lo que acabábamos de ver y tocar. Y qué mejor que un cappuccino en el recién inaugurado Pistachio&Pickle para seguir compartiendo con Ariadna y Caterina confidencias y sueños...


Y no encontramos mejor forma de acabar nuestra ruta crafty por Londres que visitar el mercadillo de antigüedades de Camden Passage. Lástima que nos quedaba poco espacio en la maleta y sólo Caterina se atrevió a comprar una estupenda tetera muy seventies. Yo me lo hubiera quedado todo!!!

Los botones vintage...


El juego de tacitas de melamina amarilla...


Y un sinfín de recipientes de esmalte antiguos para la cocina que reconozco que son una de mis debilidades...



Y ahora os dejo ya...voy a seguir soñando con ese viaje que es la vida lleno de momentos y personas inesperados y enriquecedores que, sin pretenderlo, marcan un antes y un después en nuestras vidas.


3 comentarios:

  1. guau!!! que tiendas!!! tiene que ser horrible, seguro que te quieres llevar todo para casa ^_*

    ResponderEliminar
  2. jo, anuska eso he pensado yo; la de libras que necesitas tener en la cartera para ir a una tienda así!

    ResponderEliminar